Download E-books El enigma del Santo Grial PDF

Una trepidante novela de aventuras, acción e intriga; impregnada de misterio desde los angeles primera hasta l. a. última página.

Año 1367. Los dos hombres más importantes de una clandestina sociedad cátara aparecen torturados y asesinados en los angeles ciudad de Narbona, al sur de Francia. Pertenecen a l. a. hermandad encargada de guardar el Santo Grial desde hace siglos.

Raimond Guibert, jefe militar del papa Urbano V, haciendo un prefer a los angeles mujer que lo adoptara en su infancia, se desplaza hasta Narbona para indagar sobre estas muertes. Mientras lleva a cabo sus pesquisas, conocerá a Joseph Clyment, un miembro de esta secreta sociedad cátara. Este le revelará que desde hace siglos son los responsables de mantener oculto el Santo Grial, que fue guardado por sus predecesores, y necesita encontrar el lugar donde está escondido antes de que lo hagan los que asesinaron a sus líderes, si es que no lo han hecho ya. Raimond aceptará ayudarle al estar convencido de que esta búsqueda le llevará hasta el asesino.

La búsqueda estará llena de pistas que deberán descifrar si quieren encontrar el cáliz de Cristo. Pero también estará llena de peligros.

Show description

Read Online or Download El enigma del Santo Grial PDF

Best Adventure books

A Short Walk in the Hindu Kush

A vintage of shuttle writing, 'A brief stroll within the Hindu Kush' is Eric Newby's iconic account of his trip via probably the most distant and lovely wildernesses in the world. It was once 1956, and Eric Newby used to be incomes a fantastic dwelling within the chaotic relatives enterprise of London high fashion. Pining for experience, Newby despatched his good friend Hugh Carless the now-famous cable - are you able to go back and forth NURISTAN JUNE?

Papillon (P.S.)

Henri Charrière, known as "Papillon," for the butterfly tattoo on his chest, used to be convicted in Paris in 1931 of a homicide he didn't dedicate. Sentenced to existence imprisonment within the penal colony of French Guiana, he turned obsessed with one aim: break out. After making plans and executing a sequence of treacherous but failed makes an attempt over a long time, he used to be finally despatched to the infamous criminal, Devil's Island, a spot from which nobody had ever escaped .

Jaguars and Electric Eels (Penguin Great Journeys)

A superb, cutting edge and stressed philosopher, the younger Humboldt (1769-1859) went on his epochal trip to the recent international in the course of a time of innovative ferment throughout Europe. This a part of his matchless narrative of event and clinical examine specializes in his time in Venezuela - within the Llanos and at the Orinoco River - driving and paddling, restlessly and fortunately noting the extreme issues on each hand.

The Legend of Luke: A Tale from Redwall

During this 12th publication of the masterful Redwall epic, storyteller Brian Jacques is going again in time to the times sooner than Redwall, revealing with dramatic poignancy the legend of the 1st of the extraordinary Redwall warriors--Luke, father of Martin. Joined by way of Trimp the Hedgehog, Dinny Foremole, and Gonff--the ever-mischievous Prince of Mousethieves--it is that legend Martin hopes to find whilst he embarks on a dangerous trip to the northland shore, the place his father deserted him as a toddler.

Additional resources for El enigma del Santo Grial

Show sample text content

Cayó desplomado al suelo y su espada tintineó al chocar con los angeles piedra del piso. Etienne gritó alocado y se abalanzó contra el que tenía más cercano. Raimond hizo lo propio, mientras Joseph se quedó inmóvil, tan sorprendido como los hombres encapuchados. No podía creer que estando en clara inferioridad hubieran sido ellos los que atacaran primero. Raimond necesitó muy poco para atravesar con su espada a uno de ellos. Esa furia que siempre emergía con facilidad se multiplicaba en momentos como aquellos, siendo devastador para sus enemigos, que no sabían cómo parar sus enfurecidas envestidas. A ello había que sumar el ataque sorpresa, que había sido positivo para minar moralmente al adversario. El segundo contendiente le atacó a traición, cuando todavía no había sacado los angeles espada del cuerpo herido mortalmente de su primer contrincante. Raimond tuvo que esquivar el golpe y darle un codazo en las costillas para igualar los angeles contienda, después atacó como un león herido asestando brutales golpes con los angeles espada que a duras penas podía detener el hombre encapuchado. Por el rabillo del ojo vio a Joseph entrar en combate en ayuda de Etienne, al que estuvieron a punto de matar por l. a. espalda mientras luchaba contra otro adversario. Raimond emitía sonidos guturales cada vez que descargaba su espada contra el oponente. Poco a poco fue ganándole terreno hasta que consiguió engañarle con un movimiento del cuerpo y ensartarlo como a una lagartija. Sacó l. a. espada del cuerpo y se volvió para buscar su siguiente adversario, pero se encontró con Etienne y Joseph, ni rastro de los demás encapuchados. —Acaban de huir los muy hijos de puta —aclaró Etienne entre dientes, sediento de más sangre. Raimond se serenó un poco y miró alrededor. Cuatro cadáveres en el suelo. Joseph y Etienne no parecían heridos, y Agnés, Edgard y el sacerdote seguían acurrucados bajo l. a. protección del Cristo resucitado. —Han escapado dos —continuó Etienne—. Al parecer, no les ha gustado esta fiesta —rio cavernosamente. Raimond reaccionó y salió a los angeles carrera hacia los angeles puerta de los angeles iglesia, no podía dejarlos escapar, l. a. vida de Laurent dependía de ello. Estaba seguro de que aquellos hombres encapuchados eran los responsables de las muertes por las que habían condenado a su amigo. Salió a los angeles oscuridad de los angeles calle pero no vio a nadie, seguramente habían huido a caballo, y maldijo no haber reaccionado antes. Etienne salió un instante después. —Hemos dejado escapar una gran oportunidad —se quejó Raimond amargamente—. Si hubiéramos cogido a uno de ellos, podríamos haber resuelto el entuerto en el que está metido Laurent. —¿Tú crees que son los mismos tipos? —Es evidente —aseguró apesadumbrado—. Buscan los angeles localización del tesoro. O lo han encontrado ya y pretenden mantenerlo. Etienne se encogió de hombros y ya se marchaba al inside de los angeles iglesia cuando se detuvo. —Los cogeremos, Raimond —dijo Etienne con voz grave y poderosa. Raimond asintió. No podía quitarse de los angeles cabeza los angeles ocasión perdida, tal vez no tuvieran otra oportunidad. Maldijo nuevamente, cabreado consigo mismo.

Rated 4.71 of 5 – based on 22 votes

admin